Pluma de Quetzal

septiembre 5, 2010

Germán Dehesa, también se fue

Filed under: Comunidad y Cultura,Opiniòn — Zorro Estepario @ 1:05 am
  • Sus cenizas serán esparcidas en el río Tlacotalpan

  • “Leía en la infancia, febrilmente, a Los tres mosqueteros, porque en mis delirios imaginativos pensaba que podría haber sido uno de ellos. Era para mí un gran espejo”.

Germán Dehesa; columnista, escritor, actor y locutor (1 de julio de 1944 - 2 de septiembre de 2010)

Por Ricardo Rodríguez

Adiós a otro grande de las letras mexicanas, Germán Dehesa. Tres meses atrás se despidió de dos colegas y amigos: el portugués José Saramago y Carlos Monsiváis.

Ayer, Dehesa recibió sus últimos honores de cuerpo presente en una misa en la ciudad de México y homenaje en la Universidad Nacional Autónoma de México y en el Palacio de Bellas Artes. También ayer fue cremado, tal cual dictó en su última petición, para que sus cenizas sean esparcidas en el río Tlacotalpan, pues su caudal fue uno de sus lugares favoritos, de los añorados. “Será el río, porque siempre se consideró veracruzano, a pesar de haber nacido en la ciudad de México, en el barrio de Tacubaya. El río era el lugar que le gustaba y fue lo que nos pidió”, señaló el hijo del intelectual, Ángel Dehesa Landeros. Esto será cuando baje la corriente del río, con música de jarana.

El columnista, escritor, actor y locutor falleció el jueves en la ciudad de México a los 66 años de edad (nació el 1 de julio de 1944), tras una larga enfermedad. Él mismo reveló la semana pasada en una de sus columnas periodísticas (La gaceta del ángel) que padecía seriamente de cáncer en el hígado, y que seguiría escribiendo mientras pudiera.

“Trato de vivir sobre las puntitas de los pies, pues en mis delirios, imagino que si casi no hago ruido, la enfermedad no se va a percatar de mi presencia y me permitirá colarme a la vida, que es adonde me gusta estar”.

Lamentablemente no fue mucho lo que pudo hacer desde entonces, excepto concluir en su casa, rodeado de su familia y amigos, su fructífera y renombrada vida.

Su lenguaje coloquial y sencillo fue característico en su labor comunicativa, siempre con cierto grado de comedia natural, que le permitía analizar y describir con una óptica distinta la actualidad del país y latinoamericana, incluso la deportiva, ya que es uno de los más renombrados y leales seguidores de Los Pumas de la UNAM. Su pasión por el futbol siempre la desarrolló en los espacios literarios periodísticos, radiofónicos o televisivos donde apareció, con su peculiar ironía y crítica. Pero siempre apostando y defendiendo los colores azul y oro.

Germán Dehesa estudió Ingeniería Química y Letras Hispánicas en la Universidad Nacional Autónoma de México, institución en la que trabajó después como profesor y catedrático por más de 25 años.

Su voz y su rostro estuvieron presentes en la radio y la televisión mexicanos, pero en la ciudad de México era más conocido y querido por su actividad como promotor cultural.

El día 11 del mes pasado, recibió su último reconocimiento al ser condecorado con la Medalla Ciudadano Distinguido de la ciudad de México.

También destaca que en 8 de mayo de 2008 se le otorgó el premio de periodismo “Don Quijote”, que recibió de manos del rey de España Juan Carlos I, respondiendo la declaración del jurado que afirmó trabajar “una síntesis brillante entre el idioma español y el habla popular mexicana, en una combinación imaginativa de las palabras que demuestra la plasticidad, riqueza y vitalidad de la lengua de Cervantes”.

Dehesa escribió varios libros, entre ellos: Fallaste corazón, Los PRIsidentes, ¿Cómo nos arreglamos?, Prontuario de la corrupción de México, La Familia (y otras demoliciones) y Adiós a las trampas.

Apasionado a la lectura desde su infancia, Dehesa afirmaba que leer era mirar a través de una ventana y encontrar cómo mejorar a uno mismo y el entorno: “Hay lectores que mueren en esta etapa narcisista, de ‘espejito, espejito, dime que soy bello, dime que soy valiente o el más malo de toda la región’. Pero debería haber siempre un momento en el que descubres que no hay tal, que más que un espejo, el libro es una ventana. En el momento en que la ventana te es revelada, la lectura se vuelve absolutamente imprescindible. Porque desde ahí tienes el mejor mirador hacia el mundo.

Aprendes a leer, para leer mejor a tu pareja, para leer mejor a tus amigos, para entender mejor a tu país. Para ubicarte de mejor manera en el mundo, hasta donde eso es posible. Tomar conciencia del misterio, no resolverlo, pero por lo menos, adivinar las orillas del misterio o, como proponía Sor Juana, ‘rotular el silencio’. Esa es nuestra tarea”.

Admiró a la citada Juana Inés de Asbaje y Ramírez, Francisco de Quevedo, Lope de Vega, Fray Luis de León, Alejo Carpentier, Jorge Luis Borges, Julio Cortázar, San Juan de la Cruz, Jaime Sabines y Juan Ramón Jiménez. A una de sus hijas la llamó Juana Inés.

Leer, decía, es la forma de tener una mejor vida: “El mexicano siempre está sentado, a ver qué le trae la vida. Y así nos ha ido. Creo que lo que tenemos que hacer es salirle al paso a la vida, no esperar que llegue, sino encontrarla, agarrarla de buenas y con un libro en la mano, porque el libro te va a permitir descifrarla mejor”.

Sus líneas continuamente dibujaban su infancia y los aprietos económicos de su familia y el mundo de las mujeres, a quienes se refería como “las fundadoras, las sabias, las brujas, depositarias de todo lo bueno que puede existir sobre este mundo”.

En el último párrafo de su última columna, el maestro Dehesa mostraba su ánimo, su esperanza: “Voy terminando. Este artículo y sólo este artículo. Yo tengo que guardar reposo por algunos días, pero muy pronto volveré a vestir mi uniforme azul y oro, y a sembrar el pánico por todas las canchas de la República. Ahí me los encontraré. Mañana nos vemos. ¿Entendido?”.

Entendido.

Descanse su pluma, maestro Germán Dehesa.

Anuncios

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: