Pluma de Quetzal

marzo 1, 2010

LA VIDA ES HOY

Filed under: Luz Azul — Zorro Estepario @ 8:03 pm

Azul Amador

La VIDA una palabra minúscula pero a su vez inmensa, nacemos en medio de dolores, tristezas, alegrías, triunfos, sorpresas, fracasos, engaños y desengaños y al final de todo, ¿qué encontramos?

A veces pensamos que no hay  solución a los problemas y simplemente tiramos las armas para pelear, es tan difícil saber por dónde dirigirte cuando no sabes hacia donde quieres ir, la vida no es sino una continúa sucesión de oportunidades para sobrevivir, como bien dice Gabriel García Márquez.

La vida es un ciclo nacer, reproducir y morir, al nacer nos encontramos con personas que creemos que siempre estarán  acompañándonos: nuestros padres, la realidad es otra, ellos nos dejaran huérfanos de cariño, amistad y compañía irremplazable.

Hoy  vivo una vida maravillosa he aprendido a no culpar ni quejarme de nadie, finalmente mi vida la he hecho yo. Es tan difícil saber vivir que desaprovechamos tantos momentos pensando en asuntos sin relevancia como corajes, enojos, celos, que cuando abrimos los ojos y volteamos a nuestro alrededor nos damos cuenta que las oportunidades se han ido y que desgraciadamente fue tiempo perdido Las circunstancias a veces no son las mejores pero creo que de cada una siempre hay algún aprendizaje, lo importante es saber aprovechar lo que tenemos en el momento, desde la cosa más sencilla hasta la que jamás te gustaría perder. La vida es tan corta y el oficio de vivir tan difícil, que cuando uno empieza a aprenderlo, ya hay que morirse.

Hoy y en vida todo tiene solución, después de ella no hay nada que hacer, la pregunta es ¿Tú vives la vida?

¿Tú vives la vida o esperas la muerte?

.

“No hay vida sin muerte, ni muerte sin vida”

Sin muerte no hay posibilidad de vida, y sin olvido el recuerdo carece de sentido; cada vez que olvidamos algo por completo sentimos que una parte de nuestra existencia ha desaparecido, como si jamás la hubiéramos vivido; por el contrario cuando evocamos un recuerdo y somos capaces de traer a nuestras mentes todos los detalles de aquel momento, experimentamos una extraña sensación, como si el tiempo hubiera regresado.

Debes de vivir cada momento de tu vida como si fuera el último, da siempre lo máximo de ti. Imagínate que hoy es tu último día sobre la faz de la tierra, reflexiona sobre tu vida tus actitudes y el provecho que le haz sacado a cada uno de tus días. ¿Estás conforme con todo lo que haz hecho?, ¿Crees que es lo máximo que puedes dar? ¿Qué le cambiarias a tu vida? Porque no empiezas hoy. No esperes al último momento.

Haz hecho alguna vez el experimento de visualizarte en tu propio funeral? ¿De imaginarte el recuerdo que deseas dejar en tus amigos y tu familia?

Si no lo has hecho… imagínate por un instante, que hay una tumba, que estás asistiendo a un funeral…  y que abres la tapa, para ver a la persona que está dentro…  ¡y para tu sorpresa… ¡eres tú mismo!

Es tu propio funeral.

¿Por qué deseas que te recuerden las personas que están asistiendo a tu funeral?… piensa por un instante…

Ahora, ¿Qué te hubiera gustado haber logrado? ¿Haber experimentado?… piensa por unos instantes…

Para mi, resultó curioso que en lo que yo imaginé más en este ejercicio, es en el amor… en los detalles aparentemente “tontos” de la vida: en mi pequeña y picara primita Daniela, quién siempre espero mucho de mi … en los hermosos momentos que pasé con mis parejas y en tiempo en el que desperdicie llorando por la perdida de alguno de ellos olvidando por completo que “cuando una puerta se cierra, se abre otra u otras”… y en los instantes en que serví a alguien y lo ayudé… me resultó asombroso darme cuenta que no me pasó por ningún instante el concepto monetario… ni pensé en carros, casas, propiedades… nada de eso.

Reflexioné, que toda mi lucha interior…  ¡está enfocada a volver a ser niña!

¡Tener la alegría y espontaneidad de una niña!

¡Aprender a perdonar y olvidar como una niña!

¡Tener la terquedad para conseguir lo que quiero, como una niña!

Y por fin entendí aquella confusa frase de Picasso: “A los 10 años ya pintaba como uno de los grandes del Renacimiento… ¡pero tarde otros 50 para volver a pintar como un niño!”.

Es oportuno mencionar al filósofo Chino Confucio con su sabia frase “Si no conoces la vida ¿Cómo puedes conocer la muerte?”.

Anuncios

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: