Pluma de Quetzal

septiembre 11, 2009

Arturo Chávez es señalado por omisiones en la procuración de justicia

Filed under: México — Zorro Estepario @ 1:55 am

Arturo Chavez nuevo procurador de la PGR

Arturo Chavez nuevo titular de la PGR

Jesús Narváez
Ciudad de México.- Arturo Chávez Chávez, cuyo nombre era apenas conocido por los habitantes de Chihuahua y que de pronto saltó a la palestra, cuando el presidente Felipe Calderón anunció que lo propondría como nuevo “procurador General de la República”, está señalado por la Comisión Nacional de Derechos Humanos de “omisiones” y “dilación en la procuración de justicia”, en cuando menos 24 asesinatos de mujeres ocurridos entre 1993 y 1994 en Ciudad Juárez, al permitir que los agentes del ministerio público alterara evidencias, no siguiera las indagatorias y fabricara culpables, entre otras irregularidades.

La CNDH, en su recomendación 044/1998, documenta cómo las autoridades de procuración de justicia de Chihuahua fueron omisas para el esclarecimiento de los crímenes cometidos en agravio de mujeres que, al mismo tiempo, recibieron “trato discriminatorio por ser morenas y de condición humilde”.

Precedida de una queja de la entonces diputada federal Alma Angélica Vucovih Seele, en la cual narraba 36 crímenes cometidos en Ciudad Juárez –“las muertas de Juárez”-, la CNDH recabó información, buscó testimonios, revisó averiguaciones, cruzó datos y corroboró que se cometieron diversas acciones que impidieron el esclarecimiento de los mismos y que desde la Procuraduría General de Justicia del Estado se obstruyó el desempeño de los visitadores enviados para realizar investigaciones de campo.

Junto a la recomendación de la CNDH está otra de la Organización de las Naciones Unidas a través del Comité para la Eliminación de todas las formas de Discriminación contra la Mujer de la ONU, que formuló las siguientes declaraciones: “24. El Comité expresa gran preocupación por los acontecimientos sucedidos en Ciudad Juárez y por los continuos homicidios y desaparición de mujeres. El Comité se muestra especialmente preocupado por la aparente falta de conclusiones finales en las investigaciones sobre las causas de los numerosos homicidios de mujeres y la identificación y enjuiciamiento de los perpetradores de tales crímenes para proteger a las mujeres de dicha violencia.

“25. El Comité insta al Estado parte a impulsar y acelerar el cumplimiento de la Recomendación 44/98 emitida por la Comisión Nacional de Derechos Humanos Mexicana, en relación al esclarecimiento y sanción de los homicidios de Ciudad Juárez. Asimismo, el Comité insta al Estado parte para que proteja a las mujeres de esta violación de sus derechos humanos a la seguridad personal”.

Después de meses de investigación, los relatores de la CNDH lograron documentar las omisiones y obstrucciones de la justicia y la carencia de recursos técnico-policiales para la investigación.

“Para este Organismo Nacional –relata la CNDH en su recomendación- queda claro que diversos servidores públicos del gobierno estatal y municipal de Ciudad Juárez, Chihuahua, han dejado de cumplir con las obligaciones legales que el encargo público que ostentan les impone.

“En efecto, las evidencias anteriormente mencionadas y las argumentaciones vertidas por este Organismo Nacional a lo largo del presente documento demuestran que algunos servidores públicos de la Procuraduría General de Justicia del Estado y del Gobierno Municipal de Ciudad Juárez, Chihuahua, no han cumplido para salvaguardar la legalidad, imparcialidad y eficiencia que debían observar en el desempeño de su empleo, cargo o comisión, con el cumplimiento de realizar con la máxima diligencia el servicio que les ha sido encomendado, absteniéndose de cualquier acto u omisión que cause la suspensión o deficiencia de dicho servicio, o implique abuso o ejercicio indebido de su empleo, cargo o comisión, tal y como lo establece el artículo 23 de la Ley de Responsabilidades de los Servidores Públicos de Chihuahua. Dicha ley establece, en su artículo 2o., que son sujetos de la misma toda persona que desempeñe un empleo, cargo o comisión, de cualquier naturaleza en la administración pública estatal o municipal y en los poderes Legislativo y Judicial del Estado”.

En las exposiciones de la CNDH queda demostrado que la procuración de justicia se negó, que las investigaciones no se realizaron conforme a derecho, que se dejaron de cumplir un sinnúmero de acciones por desarrollar y que se alteraron los expedientes.

Por ello, señala sin ambages: “Esta Comisión Nacional considera necesario que se abra una investigación con objeto de determinar las responsabilidades administrativas y/o penales en que pudieron haber incurrido el licenciado Arturo Chávez Chávez, Procurador General de Justicia del Estado de Chihuahua, y los servidores públicos de la Subprocuraduría General de Justicia de la Zona Norte, en Ciudad Juárez, que habiendo tenido conocimiento de los hechos, en sus diversos ámbitos de responsabilidad, por omisión o negligencia han dejado de cumplir con las obligaciones impuestas por la Ley de Servidores Públicos antes mencionada.

“En cuanto al Procurador General de Justicia del Estado de Chihuahua es menester precisar que es responsable directo y personal, ya que de conformidad con las disposiciones legales anteriormente aludidas, entre sus múltiples atribuciones se encuentra la de vigilar la observancia de los principios de constitucionalidad y legalidad en el ámbito de su competencia; independientemente de que es el servidor público que se encuentra al frente de la dependencia de referencia, y por ello, tiene a su cargo la actuación del Ministerio Público”.

Pero la Comisión Nacional de Derechos Humanos no solamente el entonces procurador de Justicia y ahora aspirante a ser Procurador General de la República –cargo que tendrá que ser ratificado por el Senado de la República- no fue el único responsable aunque sí el de mayor jerarquía.

La recomendación precisa: “Tanto el Subprocurador de la Zona Norte, licenciado Jorge López Molinar, responsable directo en términos de la competencia territorial que le corresponde asumir, como los licenciados Felipe Terrazas Morales, Jorge Ramírez Pulido y María Antonieta Esparza Cortés, Coordinador Regional, jefe de Averiguaciones Previas y entonces Coordinadora de la Unidad Especializada de Delitos Sexuales contra la Familia y Personas Desaparecidas, respectivamente, todos adscritos a la misma Subprocuraduría; así como agentes del Ministerio Público, personal del Área de Servicios Periciales y la Policía Judicial, que han intervenido en la integración de las averiguaciones previas que fueron mencionadas en el presente documento, han dado muestras de incapacidad para contender, en el ámbito de la procuración de justicia, con la problemática que sufre la región, así como para resolver los crímenes a los que se hace mención en la presente Recomendación, ocurridos en Ciudad Juárez, Chihuahua. En unos casos por omisión, en otros por negligencia, pero es evidente que los servidores públicos de la Procuraduría General de Justicia de esa Entidad Federativa que han tenido a su cargo la investigación, resolución y determinación de los asuntos mencionados, así como por quienes por su nombramiento tenían la responsabilidad de vigilar y supervisar la adecuada atención de los mismos, han incurrido en diversos niveles de responsabilidad que deben ser investigados con el propósito, por un lado, de deslindar su participación u omisión, y por la otra, sanear y eficientar el trabajo de la Subprocuraduría, con objeto de resolver en un breve plazo los homicidios y violaciones mencionados, y finalmente, para fortalecer la confianza de la población en sus instituciones de procuración de justicia y seguridad pública”.

En la recomendación, la CNDH acusó directamente al licenciado Luis Raúl Valenzuela C., jefe de Enlace de la citada Procuraduría, con su actitud ha tendido a entorpecer el trabajo de la propia Comisión Nacional al regatearle información, pretendiendo dar por insuficiente la mención de los homicidios ocurridos en Ciudad Juárez, Chihuahua, que fueron narrados por la quejosa Alma Angélica Vucovich Seele”.

La recomendación, que fue enviada a Francisco Barrio Terrazas en su calidad de gobernador de Chihuahua -4 de octubre de 1994-3 de octubre de 1998-, no fue acatada por el mandatario. Ninguno de los servidores públicos señalados en la misma recibió sanción alguna. Las pruebas estaban sólidas. Y la narrativa de la recomendación, clara y diáfana.

Ahora el señor Chávez Chávez -¿quién es ese?, preguntaría Manlio Fabio Beltrones al ser interrogado sobre si el Senado aprobaría su nombramiento- vuelve a ser conocido: el presidente Calderón quiere que ocupe la Procuraduría General de la República, en sustitución de Eduardo Medina Mora.

Anuncios

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: