Pluma de Quetzal

septiembre 7, 2009

Calderón busca recolocarse rumbo al 2012

Filed under: México — Zorro Estepario @ 3:02 am

Felipe Calderón,durante su mensaje con motivo del III Informe de Gobierno.

Felipe Calderón,durante su mensaje con motivo del III Informe de Gobierno.

Nidia Marín / El Sol de México
Ciudad de México.- La ceremonia en el Palacio Nacional para leer el mensaje con motivo del Tercer Informe de Gobierno fue un intento “por recuperar el día del Presidente”. Y parte de las palabras de Felipe Calderón las pronunciaría “para recolocarse hacia el 2012” después del fracaso electoral panista. Además, no plantea realmente una reforma política, sino admite el reconocimiento del divorcio entre el ejercicio del cargo público y la responsabilidad social.

Estas consideraciones corren a cargo de Martha Singer Sochet, politóloga y coordinadora de investigación del Centro de Estudios Políticos de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM.

“Después de haber entregado el Informe en una ceremonia oculta, muy solitaria, trata de regresar a la vieja práctica de un discurso presidencial que convoca a todas las fuerzas políticas y las exhorta a marchar por el mismo camino, en la misma dirección”, exclama Singer Sochet.

Además dice no ver con claridad que una reforma política conduzca a un comportamiento distinto de quienes ocupan los cargos públicos.

Considera también que más que pensar en una reforma política “se deberían adecuar nuestras normas a la realidad y, sobre todo, vigilar que se cumplan”.

A juicio de la maestra Singer Sochet, con o sin reforma “desgraciadamente no veo claro que, con estos partidos, las cosas vayan a cambiar en el corto plazo”.

Entrevistada para El Sol de México, respecto al mensaje presidencial en el Palacio Nacional con motivo del III Informe de Gobierno de Felipe Calderón, la investigadora ponderó que en el mensaje presidencial “no hay un diagnóstico en el que se pueda fincar una nueva estrategia de vinculación de las fuerzas políticas que apoyaran, eventualmente, una afirmación como la que se incluye en ese punto décimo”.

* En Sentido Inverso

Antes de tocar otras cuestiones, solicitamos a Martha Singer Sochet que hiciera una evaluación del mensaje del Tercer Informe del presidente Calderón.

“Mi impresión es que el mensaje va en sentido inverso a la propaganda que estuvimos escuchando en los medios de comunicación en los días previos al Informe, en donde todo parecía estar maravillosamente bien, en los que, de acuerdo a las mismas cápsulas, el presidente Calderón señalaba un conjunto de logros que, si bien son exclusivamente referidos a acciones muy parciales y particulares, intentaban marcar un tono triunfalista de este año de gestión”.

Sin embargo, agrega, “el pasado miércoles su mensaje nos regresó a un intento de recuperar el famoso día del Presidente: el día del informe, como una fecha en la que el Presidente de la República muestra su poder de convocatoria, toma el lugar protagónico. Después de haber entregado el Informe en una ceremonia oculta, muy solitaria, trata de regresar a la vieja práctica de un discurso presidencial que convoca a todas las fuerzas políticas y las exhorta a marchar por el mismo camino, en la misma dirección”.

El mensaje que expresó Felipe Calderón, considera, “invita a reflexionar en un sentido inverso a la de aquellas cápsulas, a plantear que es necesario detenerse, cambiar el rumbo, pactar nuevas alianzas, en virtud de que la situación es grave. De alguna manera, hay un reconocimiento al conjunto de voces que se han expresado desde hace tiempo en torno al fracaso de los primeros tres años de gestión de Calderón. Él retoma esta sensación colectiva de que las acciones realizadas hasta hoy no han sido las más adecuadas, e invita a un cambio”.

Pero… lo preocupante, asevera, es que en esa invitación “no se hacen explícitas las razones del fracaso, no se hace un diagnóstico de las causas por las cuales es necesario cambiar”.

En tal sentido, añade, invita “a un cambio imaginario” mediante esos diez famosos ejes que señaló en su mensaje, “pero que carecen absolutamente de contenido”.

De cierta manera, recalca, hay una invitación a un pacto de todas las fuerzas “y eso me parece, sin lugar a dudas, una actitud que debe de reconocerse como valiosa, que muestra al mismo tiempo la incapacidad que han tenido al haber gobernado sin el conjunto de las fuerzas, de alcanzar metas adecuadas para el desarrollo del país”.

* Y de la reforma política, ¿qué?

El Presidente señaló la necesidad de llevar a cabo una reforma política de fondo, pasar del sufragio efectivo a la democracia efectiva, que haya efectiva rendición de cuentas, ya que los ciudadanos no están conformes con la representación política y perciben una enorme brecha entre sus necesidades y la actuación de sus gobernantes, representantes y políticos. También habló de revisar las reglas para la correcta asignación de responsabilidades y de exigencia entre los tres poderes y los tres órdenes de gobierno.

Así se lo planteamos a la maestra con todo y las preguntas: ¿Cuáles son sus observaciones? ¿Hay condiciones en medio de una guerra para llevarla a cabo?

-Lo que pasa es que ni siquiera está planteando una reforma política. Está reconociendo lo que el reciente proceso electoral nos mostró con mucha evidencia y que, además, no es la primera vez que se recolecta esa evidencia. Se recoge en el día a día, en los sondeos de opinión, en múltiples manifestaciones populares que muestran que quienes ocupan los cargos de representación no están respondiendo a los intereses de las mayorías que están representando. Este divorcio entre el ejercicio del cargo público y la responsabilidad social es, a todas luces, evidente, y eso está reconocido en ese décimo punto del mensaje.

Sin embargo… “No veo con claridad que una reforma política conduzca a un comportamiento distinto de quienes ocupan esos cargos públicos. El motivo por el cual representan mal no es porque los procesos electorales funcionen mal, sino porque los partidos políticos no han sabido aprovechar las condiciones de la pluralidad para efectivamente aportar en su función de su vinculación entre la sociedad y la toma de decisiones esa función. El mismo Presidente de la República ha llegado al cargo que ocupa a través de un proceso electoral muy discutido, muy cuestionado, y en ese sentido no se trata de establecer nuevas reglas, sino de obligar a que las reglas establecidas se cumplan”.

Martha Singer Sochet no ve el propósito de esa reforma, en qué sentido, dice, cuáles leyes habría que cambiar para que los representantes cumplan con su cometido, pregunta, “excepto la responsabilidad social y la entrega de cuentas, y ahí es paradójico su planteamiento acerca de que la rendición de cuentas no está cumpliendo con sus propósitos, justamente cuando de lo que se hubiera tratado el mensaje del miércoles es que nos explicara a los mexicanos por qué hemos llegado a donde estamos y, evidentemente, plantear una alternativa. No se puede exponer una opción sin antes reconocer los errores que se han cometido”.

-Pareciera que la intención es llevar agua al molino del PAN con algunas reformas. Eso se presume…

-Lo que ellos quisieran –señala la politóloga- es legitimar el fracaso electoral con un planteamiento general. No fracasaron electoralmente en el 2009 y alcanzaron un lugar secundario en la Cámara de Diputados por azares del destino, sino porque la sociedad no los reconoce como una opción política y porque el desempeño de la función pública no ha sido el adecuado.

-¿Usted cree que los partidos políticos estarán de acuerdo en llevar a cabo una reforma de este tipo, ya que por lo pronto Marcelo Ebrard y Amalia García, del PRD, no aplaudieron y con su gesto mostraron su desacuerdo?

-La propia expresión de la sociedad en diferentes manifestaciones durante los últimos tiempos nos muestra cuan lejos están los representantes de estar poniendo atención a las demandas y los intereses de sus representados. Ahí tenemos los ejemplos de la pasada legislatura donde se votaron leyes que iban contra todo sentido del interés colectivo. De tal manera que la desaprobación es generalizada, porque no se está de acuerdo con el punto de partida. No hay un diagnóstico en el que se pueda fincar una nueva estrategia de vinculación de las fuerzas políticas que apoyaran, eventualmente, una afirmación como la que se incluye en ese punto décimo.

* Castigar los ilícitos electorales

En la entrevista hubo más de una docena de preguntas, una de estas…

-¿Cómo debería ser, en todo caso, una reforma política?

-Hay muchos pendientes. El debate de la Ley Electoral desde el proceso electoral de 2006 y el posterior nos puso de manifiesto una carencia del estado de derecho y aplicación del mismo, cuando debe permitirse que las fuerzas políticas se expresen de manera libre, para que al final de cuentas los intersticios para actuar de manera ilícita sean castigados oportunamente.

Precisa: “Para la historia quedará la actuación del Tribunal Electoral en el 2006. Se dijo que sí hubo asuntos que pudieran haber intervenido en el resultado electoral; sin embargo, los mismos no se castigan, no se integran como definitorios y siempre quedará la duda de cuál fue el auténtico resultado, de dónde quedó la voluntad popular: si en manos de quien imparte la justicia o, efectivamente, en el reconocimiento del interés colectivo”.

-¿Se debería eliminar esa suerte de supeditación del tribunal al poder en turno?

-Digamos que son los millones los mexicanos que votan a los cientos de diputados y senadores que forman las cámaras, al conjunto de las instituciones que median para las elecciones, pero al final la decisión queda en unos cuantos magistrados que tienen el peso de responder a un interés que a veces no es del todo claro. Eso es lamentable. Creo que más que pensar en una reforma política se deberían adecuar nuestras normas a la realidad y, sobre todo, vigilar que se cumplan.

El proceso electoral que acaba de pasar, menciona, muestra que la Ley Electoral de México “es tan particularista que es muy fácil darle la vuelta y, por lo mismo, que todo lo que no está escrito está permitido. “Entonces se necesitaría escribir un tratado universal de todas las artimañas posibles para lograr conducir los procesos electorales con certidumbre. Me parece que eso es muy lamentable y muy grave”, comenta.

Por el contrario, explica, en los países donde la democracia es menos cuestionada, donde se aceptan las reglas y los resultados, existen leyes electorales mucho más sencillas; normas para conducir el espacio público, el debate público, la deliberación colectiva, de una manera más simple y con menos trabas fáciles de brincar.

* El trampolín hacia el 2012

Y ante el futuro…

-¿Cómo debe ser el comportamiento de los partidos políticos en relación con una reforma electoral o con una más amplia, como la política, porque seguramente habrá gritos y sombrerazos?

-Los partidos políticos mexicanos no podrían tener más evidencias del fracaso de sus acciones. Desgraciadamente, no veo claro que con estos partidos las cosas vayan a cambiar en el corto plazo. Están todos ellos inmersos en unos momentos críticos muy graves, pero han planteado el ingreso a esta Legislatura nuevamente como un trampolín para discutir, debatir y dirimir la sucesión presidencial y no para resolver los problemas que, se supone, los diputados están llamados a realizar.

“En el Senado –indica- observamos grupos que están ya encontrándose en el debate dentro de sus propios grupos parlamentarios, frente a los de la Cámara de Diputados para alcanzar las nominaciones para la sucesión presidencial. Eso nos deja en un espacio en donde no puede haber nuevas intenciones. No quisiera caer en el juego de plantear cuál sería la buena intención para unos partidos que no están dispuestos a asumir críticamente sus propias debacles”.

-Pareciera que estas reformas planteadas por el presidente Calderón tienen la mira puesta en el 2012. ¿Cómo lo observa usted?

-Exactamente. La tienen en el aprecio en buscar colocarse como opciones adecuadas para el 2012. Esta rectificación de Calderón al decir ‘ahora lo he hecho mal y tenemos que hacerlo de una nueva manera’ va sólo en ese sentido de asumir unas responsabilidades y tratar de recolocarse en la carrera por el 2012, que seguramente habrá visto muy perdida después del resultado electoral y de todas las críticas que ha habido en los medios de comunicación, de todas las fuerzas políticas e inclusive de los propios panistas, señalando que han realizado mal su tarea.

(Continuará)

Anuncios

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: